jueves, 29 de marzo de 2012

Anime - Género de cultura

Hablar de anime, recomendar anime, hacer ver a alguien un capítulo de uno, casi siempre genera controversia. Es como si existiera una especie de prejuicio. "Son dibujitos", "esta grande para mirar eso... (pensamiento)", "Prefiero las series con personas". Y la respuesta a todo eso es NO.

De las misma forma que uno vé una serie de televisión o una película, y al terminarla exclama: "He visto la mejor película de mi vida!", estoy cien por cien seguro que si le dieran una oportunidad al anime, al buen anime, ya sea un capítulo de una serie o una película (porque sí las hay), terminarían diciendo la misma frase, y exactamente con las mismas sensaciones. Y se llevarían muchas enseñanzas.


Hagamos un poco de historia. El anime comenzó sus primeros pasos de masificación, sobre todo hablando de America Latina, en los años 70' a través de Heidi y Meteoro, y en los 80' con Mazinger Z, con un auge muy singular en la década de los 90' (por ejemplo con Captain Tsubasa, 'Supercampeones' dirían por aquí; y Sailor Moon). Recuerdo, muy felizmente, llegar corriendo de la escuela (todos lo hicimos) para ver el capítulo de Dragon Ball Z que transmitían en Magic Kids; o jugar a las peleas de Caballeros del Zodíaco (Saint Seiya) con mi primo.. que siempre me ganaba! O sino, hacer el esfuerzo sobrehumano de levantarme temprano un sábado (justificable con mis 11 años) para ver la retransmisión maratónica de los 5 capítulos de la semana de Dragon Ball Z, que seguramente ya los había visto. 
Luego, pase por Zoids y Slayers (traducido aquí como 'Los Justicieros'), ambos en la actual TV Pública, 'ATC' para los nostágicos; Dragon Ball GT, Digimon, Metabots, Yu-Gi-Oh, Hamtaro, y algunos capítulos de Ranma 1/2, Sakura Card Captors, Pokemón, Samurai X y Detective Conan
Como información adicional a la historia del anime, les diré que este tiene una relación muy fuerte con el manga, porque muchas de las series y trabajos se basan en él.

The Lost Canvas

Como verán los más internalizados en el tema al examinar mi lista anterior, son todos animes masivos, que fueron mi "entrada a ese mundo".
Pero mi verdadero pacto de sangre con el anime vino hace pocos años, unos tres si no me falla la memoria. Y tuvo inicio con un anime de escasos 24 capítulos de 25 min. cada uno: Neon Genesis Evangelion. Veía uno por día, solo en mi cuarto, y apenas terminé el último, no pensé la típica frase de "es lo mejor...", sino que, pasmado, dije y me pregunté en voz alta: "¿Cómo pueden hacer algo así los japoneses?!". Fué como una revelación, nivel milagro. Lo que se dice Obra Maestra. Obviamente, siguieron en mi desgustación sus dos películas de cierre. 
Evangelion es considerada, con sus pocos y cortos capítulos, la 2° mejor serie de anime de la historia, siendo que el primer puesto se lo lleva Fullmetal Alchemist con alrededor de 115 capítulos. Noten ustedes.

Muchas tramas de anime suelen mezclar humor con acción, referencias culturales, romanticismo, humanidad, naturaleza y tecnología, y un sin fin más.















De Evangelion a buscar información, investigar y seleccionar la siguiente serie de anime (y la siguiente) hubo dos pasos. Por el camino, hasta el día de hoy, me he encontrado con verdaderas joyas, tanto en series como en películas, como Elfen Lied, Death Note, Millenium Actress, El viaje de Chihiro, Voces de una estrella lejana (Hoshi No Koe) - estas tres últimas que nombré, sublimes películas 'obras maestras', que recomiendo su visionado -, La chica que saltaba en el tiempo (Toki wo Kakeru Shoujo), Perfect Blue.

En un escalon más abajo (valoración propia), pero no por ello sin mérito, encontré a Kara no Kyoukai (para quien se banque, son 7 películas y un epílogo), Battle Angel Alita, Gantz, las 5 películas de Saint Seiya y dos sagas: The Hades y The Lost CavasDance in the Vampire Bund, Hellsing ultimate, High school of the dead, Deadman wonderland, Thundercats 2011.

Por último, el anime masivo del que hablaba más arriba. Aquí están en mi haber Fairy tail (que a muchos no les gusta, a mí me parece divertido, y me recuerda un poco a Slayers en humor), Arakawa debajo del puente (Arakawa Under the Bridge) y algunos capítulos de Bleach y Naruto.

El apartado visual de algunos animes, tanto en diseño de personajes como en ambientes, como así también su música, no dejará a mas de uno indiferente.















Mi opinión formada es que los animes que nombre como "mi pódio", sobre todo las series, no son para paladares no formados en algún anime, aunque sea alguno masivo. No es para rodearme de un aura celestial ni ser malvadamente excluyente, simplemente considero que son muy profundos y llenos de contenido, por lo que su visionado "de primera" puede ocasionar confusión, y hasta rechazo del género. Por eso es importante que vean alguno antes, aunque no está mal animarse de entrada con estos peces gordos del anime, pero viendolo con mente muy abierta y sabiendo que quizás en unos meses o años (si entran a este gran mundo) necesiten y se merezcan un nuevo visionado, como yo pienso hacerlo en estas semanas con respecto a Evangelion.

En relación a lo anterior, y para aumentar mi justificación de no comenzar con los grandes, voy a decir algo que soy capaz de tatuar en la frente a cada uno que quiere comenzar a ver anime: vean en idioma original y subtitulado! 
No tengo nada contra las voces castellanas, pero den por seguro que la calidad de lo que se ve cambia radicalmente. Y como notaran, es necesario comenzar con alguno diferente a los mejores animes, para acostumbrarse un poco al idioma japonés. 
Las únicas voces castellanas que voy a defender hasta el día de mi muerte van a ser las de Dragon Ball! xD.. y por cierto, "buen provecho" en japonés se dice Itadakimasu (aunque principalmente se interpreta en un sentido de agradecimiento a Dios por la comida). Quería escribirlo :)

Death Note y algunas de las preguntas que surgen al mirarlo: ¿Quién define que está bien y que está mal?, ¿Está bien disponer del poder para matar a las personas "malas", como los violadores y asesinos?

Podría seguir nombrando decenas de animes, muchos de los cuales tengo en lista para ver y que estoy seguro valdrán cada minuto que me siente frente a la pantalla; pero dejo en ustedes el investigar, buscar y probar. Es como elegir un buen vino: te pueden decir maravillas, pero hasta que no pruebes varios y definas tus gustos e inclinaciones, no valdrá nada.

Por último, una reflexión. El mundo del anime es amplio, bello, profundo, educativo. No sólo van a encontrar indicios de la cultura Oriental, sino que sobre todo hallarán muchos valores y enseñanzas sobre las relaciones humanas, las virtudes, los cuestionamientos, la vida misma. Y si además tienen alguien con quien verlo y charlar luego, encontrarán una de las experiencias más enriquecedoras de este mundo. Asegurado.