martes, 7 de febrero de 2012

Misoginia, o cómo odiar a las mujeres en una (mala) palabra

Da pena, por lo menos en mis sentimientos, ver en la lista de misóginos a nombres tan grandes en la historia, como Aristóteles, Schopenhauer, Maquiavelo o Nietzsche. Personas que fueron "gigantes" en muchos aspectos de la vida y del hombre, pero que en este sentido "la pifiaron feo" como dicen en Corrientes.

¿Quieren saber qué es la Misoginia? Su definición es tan sencilla como despreciable:

... (del griego μισογυνία; 'odio a la mujer') es la aversión u odio a las mujeres, o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino.

Y ahí lo tienen. Sin embargo, Wikipedia se encarga de aclararnos un punto:

Comúnmente se confunde a la misoginia con una forma extrema de sexismo y aun de machismo: la misoginia no consiste en ser partidario del predominio del hombre sobre la mujer, sino en pensar que el hombre debe liberarse de cualquier tipo de dependencia del género femenino. La mujer, y como consecuencia la concepción y la familia, son consideradas como aberrantes y rechazables, o en todo caso, tal vez buenas o necesarias para otros, pero no para uno mismo.

Lo que a uno piensa a primera vista es que este es un sentimiento masculino. Pero existen mujeres misóginos, como por ejemplo la filóloga Anna Caballé, autora de un manual sobre la misoginia en la literatura.



Es interesante leer las palabras de Alfonso X el Sabio, que consideraba a la mujer "la confusión del hombre, bestia que nunca se harta, peligro que no guarda medida". Maldad e insensatez en cada palabra.

En un mundo como el nuestro, donde existen sentimientos tan burdos como discriminación, racismo, y un sin fin más, no es sorprendente encontrar esto. Lo que sí genera bronca e impotencia (por escudarse tras el anonimato de internet), es encontrar comunidades como la siguiente en Facebook: Odio a las mujeres, donde más de 1700 personas ponen "me gusta" a semejante aberración colectiva y a sus publicaciones... (mientras escribía este artículo, parece que la dieron de baja por las denuncias!).

Pero es bueno saber donde estamos parados. Aprender y conocer día a día. No para que no te encuentren con la guardia baja, sino para que "no te encuentren con la Cultura baja".

Fuente: Misoginia, en Wikipedia.


Tips: ¿Leíste nuestras anteriores publicaciones? Hablamos sobre Mafalda y los Derechos del Niño, la lectura según un grande: Ernesto Sábato, una poesía con sabor a otoño de Joan Manuel Serrat, los grandes amigos hechos de papel, ¿Cómo elegir una buena película?, un poema de Borges al deporte intelectual por excelencia.