viernes, 25 de noviembre de 2011

Catando películas

No soy crítico de cine y no pretendo serlo. Pero me gusta mirar y disfrutar buenas películas, esas que son consideradas digna de verse aunque sea una vez en la vida, esas que algunos ponen bajo el título "1001 películas que hay que ver antes de morir" (por cierto, no todas "hay" que verlas...)

¿Cómo elijo una peli? Sencillo: antes de mirarla, leo varias críticas en páginas y blogs de cine, veo las puntuaciones en IMDb, trailes. Por supuesto que nada de esto es definitivo para catalogar a una como una "buena peli", pero considero que me ayudan mucho a seleccionar, y hasta ahora me ha producido grandes satisfaciones.


Existen todos tipos de películas: pochocleras, clásicas, románticas, comedias, dramas, blockbusters, etc, etc, etc. Entonces, ¿Qué es lo que hace a un filme "bueno" o mejor dicho "excelente" (en idioma popular: "peliculaza!")?

Mi respuesta: lo que hace que una película sea recordada, deje una huella y uno quiera recomendarla, es una mezcla de lo siguiente:
  1. En primer lugar, buenas actuaciones. Es una delicia ver a actores "inspirados", metidos en el personaje, y sin ser ellos mismos (salvo que el personaje lo requiera) o con rastros de otros interpretados en otras películas.
  2. Una buena historia. Es primordial. Cuando existe y, junto con un buen guión, nos atrapa de principio a fin, vale la pena. Aquí creo debe tener un poco de todo: humor, drama, sentimientos, alguna lección de vida... va muy acompañado de la mano con el punto 1, pues una buena historia sin buenas interpretaciones es como un excelente chiste, contada por alguien que no sabe hacerlo. Ya me entienden.
  3. La banda sonora. En muchos casos es la que salva una mala película. La música le da esa potencia a una escena, a una toma, nos hace sentir en la piel y el corazón ese momento. ¿O acaso alguien que vió Top Gun o El Rey León puede decir lo contrario?
  4. La fotografía. Tiene que ser hermosa, bella. Deleitar los ojos. En estos casos juega mucho la iluminación, como leí por ahí: un buen decorado puede ser arruinado por una pobre iluminación, o un mal decorado puede realzarse mucho con una buena iluminación; y también el visual y los movimientos de la cámara. Esto es muy técnico, pero lo que sí importa es que los Directores de fotografía "son" técnicos y artistas a la vez: son los encargados de la puesta en escena, y es por ello mismo que son una de las pocas personas que trabajan muy junto con el director de la película.
  5. En relación con el punto anterior, creo que una buena película está determinada también por una buena dirección, que no es lo mismo que un buen director. Existen muchos directores considerados "visionarios", "exquisitos", "grandes", todos adjetivos admirables, pero que no definen nada: muchos "grandes" directores hicieron películas malas (y hasta salieron a pedir disculpas públicamente), y muchos malos directores tiene grandes películas. Me viene a la mente un nombre: Steven Spielberg. Es uno de los GRANDES directores de la historia cinematográfica, alguien a quien nombraría si me pidiesen el nombre de un director favorito, y sin embargo ha tenido sus películas "indignas", de esas que uno piensa y se pregunta: ¿Qué tomó antes de comenzar a rodar?
  6. No tan importante, pero que suele influir, es el presupuesto, ¿Cierto?. Grandes guiones y promesas de buenas películas no han visto un centavo, porque los estudios no confian, y sin embargo, películas como las de Marvel ven millones de dólares, y cada de una que miro, me parece más bodrio que la anterior. Un amigo me decía hace años que uno le da a un corredor profesional de ciclismo una bici chatarra, y te gana una carrera igual; estoy totalmente de acuerdo, pero no podemos negar que si tuviese la bici que realmente necesita, las cosas se pondrían un poco más fáciles, ¿No?
  7. Por último, le agregamos a esta mezcla un poco de azucar y sal, dejamos reposar una buena post-producción, y ualá!, tenemos éxito asegurado en críticas (no así en público, que está demostrado que muchas veces no sabe elegir lo que va a "desgustar", y a mejor ejemplo remitirse a The Twilight Saga... - Crepúsculo -), el honor de pasar a ser un clásico, y con un poco de más de recorrido, llegar a pertenecer a esas famosas listas de "1001 películas que...".

Personalmente, creo iré viendo un 10% o 20% de todas las películas que quiero ver en mi vida, con una particularidad: que ese porcentaje en lugar de disminuir, aumenta con el paso del tiempo. Esto sucede por dos razones: miro una y agrego dos o tres más a la lista que tengo, porque voy descubriendo; y segundo se van produciendo nuevos filmes año tras año y varios, por suerte para todos nosotros y el orgullo del ser humano, todavía valen la pena visionarse.


Tip: No le tengan miedo a las películas españolas. No se van a arrepentir.